Saltear al contenido principal

El masaje trasciende los pormenores de la cultura y la historia humanas.

Es importante mencionar que, en su origen, el masaje proviene del Ayurveda, que es un antiquísimo arte que se practica en India desde hace más de 5000 años en forma ininterrumpida. En el idioma sánscrito “Ayur” significa vida y “Veda” conocimiento. Literalmente significa “la ciencia de la vida” y su función es la de eliminar los desequilibrios del cuerpo y enseñar a la persona cómo vivir una vida sana y equilibrada.

Hacia el 2700 a.c. en China, se creó un libro histórico sobre las tradiciones medicinales chinas titulado “El libro clásico de medicina interna del emperador amarillo”, que detallaba las prácticas y técnicas que se utilizaban en la medicina oriental y el masaje.

Alrededor del 2500 a.c., un monje llamado Shivago Komparaj (Jivaka Komarabhacca), que según el Canon budista Pali fue el médico del Buda hace 2500 años, combinó la medicina tradicional china con su conocimiento ayurvédico y creó las cuatro ramas de la Medicina Tradicional Thai: remedios herbales, medicina nutricional, prácticas espirituales y massage thai. Curiosamente, el masaje fue creado originalmente como un arte de curación realizado primordialmente con fines curativos y no simplemente para relajarse. Se cree que en la misma época, los antiguos egipcios desarrollaron la técnica de la reflexología, basada en la idea de que el cuerpo tiene puntos en los pies que se reflejan en todos los órganos del cuerpo. Esta forma de masaje, aplicaba presión a una determinada parte del pie que controla un órgano en particular en el cuerpo. Pasará el tiempo hasta que alrededor del año 1000 a. c, los monjes budistas japoneses, agregaran sus propias modificaciones a “Tui Na”, masaje tradicional Chino que finalmente se convirtió en su propia modalidad de masaje conocida como Anma (que en 1940 fue recogida junto con otras técnicas y se convirtió en el masaje conocido actualmente como Shiatsu). Más tarde, a partir del 800 a.c. en la antigua Grecia y debido a una gran cultura física, el masaje era una práctica común mediante técnicas de frotamiento en el tejido muscular para deshacer “nudos”. Así mismo, en el 500 a.c., Hipócrates, considerado el fundador de la medicina moderna, prescribió tratamientos para algunas lesiones que incluían la fricción como una forma de curación y promovió el bienestar general fomentando una buena dieta, ejercicio, sueño amplio y música. Esta filosofía de vida podría considerarse la primera medicina holística.

No fué hasta el siglo XIX que se desarrolló el masaje moderno por Henrik Ling, creador de lo que hoy conocemos como el masaje sueco y en 1893, el médico naturista alicantino Vicente Lino Ferrándiz, recopiló, clasificó y ordenó las maniobras conocidas del masaje y creó su propia técnica llamándola “Quiromasaje”.

Hoy en día, llevamos una vida muy ajetreada que nos causa tensión en diferentes partes del cuerpo. Las malas posturas son la causa principal de la necesidad de un masaje. Existen muchas modalidades de masajes y muchos estudios científicos que respaldan su efectividad

Beneficios de los masajes

  • El masaje reduce la presión arterial.
  • Estimula el sistema inmunológico.
  • Relaja los Músculos: mejorando la movilidad y flexibilidad.
  • Desintoxica el cuerpo: Mejorando la circulación sanguínea y estimulando el sistema linfático. Estas toxinas no son solamente físicas, el cuerpo se intoxica también con emociones y pensamientos negativos.
  • Ralentiza el envejecimiento corporal: Al nutrir y desintoxicar cada célula de tu cuerpo, te rejuveneces.
  • Libera emociones: Soltamos todo lo reprimido en el cuerpo. Alivia el dolor. Es un tonificante y relajante del Sistema Nervioso.
  • Aclara la mente: Un cuerpo y una mente relajados toman mejores decisiones.
  • Mejora la autoestima: Al contacto, tus células lo interpretan con la química del amor.
  • Tonifica los músculos: Los mantiene nutridos y con buena irrigación sanguínea.
Volver arriba
Abrir chat