Saltear al contenido principal

El masaje tailandés es un antiguo procedimiento terapéutico que proporciona relajación, equilibrio, circulación de la sangre y un bienestar general de la forma física.

Se aplica vestido, sin aceite y el masajista te hará adoptar diferentes posturas a lo largo de la sesión; de ahí que también sea conocido como yoga pasivo. Esta técnica de masaje se basa en diferentes líneas de energía que atraviesan el cuerpo, denominadas Sen en tailandés. Las facultades físicas, mentales y emocionales de los procesos del cuerpo, sólo funcionan correctamente cuando el suministro de energía se corresponde con su demanda. En consecuencia, cualquier tipo de desequilibrio en la energía, es la causa del dolor y enfermedad.

Trabajando sobre estas líneas, se eliminan los bloqueos y se permite el libre flujo de energía a través de ellas, armonizando cuerpo y mente y consiguiendo un estado de relajación o revitalización, según lo que se vaya buscando. Se trabajan los puntos de presión que se encuentran en estas líneas y combina diferentes técnicas y manipulaciones en forma de presiones y estiramientos con el objetivo de liberar tensiones del cuerpo y ayudar a que éste se autorregule, Se caracteriza por ser un masaje fuerte, profundo e intenso.Se utilizan  presiones, torsiones y balanceos que se customizan en cada sesión en función de cada receptor.


Es perfecto para descargar la tensión muscular, incrementa la flexibilidad y mejora la movilidad de las
articulaciones. Además, mejora la respiración y la circulación sanguínea, ayuda en la eliminación de toxinas, las defensas del cuerpo se fortalecen y se potencia la claridad mental. Ayuda a descargar el estrés y la ansiedad, aumenta los niveles de energía y proporciona un profundo bienestar y una extraordinaria sensación de relajación.

Pero sobre todo, activa tu cuerpo, reorganizándolo.

Los masajes orientales buscan el bienestar profundo e integral de cuerpo y mente.



CONTRAINDICACIONES

  • Fiebre por alguna causa.
  • Infecciones.
  • Venas varicosas.
  • Enfermedad contagiosa de la piel.
  • Intoxicación por drogas o alcohol.
  • Cáncer.

 

Volver arriba
Abrir chat